Sobre mí

Clara Montseny

Definición de curiosidad según Wikipedia: “La curiosidad es cualquier comportamiento inquisitivo natural, evidente por la observación en muchas especies animales, y es el aspecto emocional en seres vivos que engendra la exploración, la investigación y el aprendizaje.”

La mirada fija en aquella imagen, las pupilas dilatadas y una emoción que te recorre por dentro: el gusanillo de la curiosidad ataca de nuevo. Es una estampa que no deja de repetirse en algunas personas, este sentimiento nos acecha más de lo habitual, y es que al pensar en todo lo que aprenderemos nos sentimos felices.

Desde que tengo memoria, la curiosidad me ha llevado a descubrir, aprender, experimentar, sentir, viajar, crear… unas de las mejores experiencias de mi vida. Ahora lo identifico como uno de los motores que ha movido mi vida, a ir más allá. Ella lleva en sí misma un gran poder motivador. Y claro, me refiero a esa curiosidad sana por conocer el mundo, muy alejada de los chismes y cuentos ajenos que no son de nuestra incumbencia.

Sería un buen momento para que me presentara, ¿verdad? Mi nombre es Clara Montseny y estoy especializada en diseño gráfico e ilustración editorial. Soy mujer, emprendedora y vivo en Madrid.

Total, que llegada una determinada edad llegué a la conclusión que más que estudiar, yo realmente amaba aprender. Un cuerpecillo inquieto, atento a todos los libros y explicaciones que llegaban a través de mis sentidos. Al final no es más que una forma de vida que te permite disfrutar de las pequeñas cosas. Porque para mí la vida es constante exploración y cambio, ¿y si hubiera otras formas de ser incluso más feliz? Aquí es donde confluyen mi proyecto de vida, tanto personal como profesional. Porque el diseño requiere, entre otros aspectos, de investigación, creatividad y curiosidad.

gatito curiosoAsí que la curiosidad no solo me trajo beneficios durante mis tiempos de estudiante. Una vez terminados mis estudios de diseño editorial, mi gran amiga y compañera me llevó por territorios inexplorados: innovar en lo que me rodea, mejorar mis procesos creativos, ofrecer un servicio más perfeccionado, aprender conocimientos de materias muy distintas y observar… así es cómo la curiosidad me llevó a ser mejor diseñadora. La creatividad potenciada por el germen de la curiosidad, uña y carne, me hacen crecer y desarrollarme como profesional y persona, proyecto a proyecto, experiencia tras experiencia.

Ambas nos llevan a mirar más allá, a traspasar los límites, a alejarnos de nuestra zona de confort. En mi opinión, la curiosidad sin duda fomenta la creatividad y el hecho de estar más abiertos al mundo y a lo que nos rodea permite que amalgamemos cosas muy distintas y obtengamos nuevos resultados.

Por otro lado, el emprendimiento también comparte con la curiosidad ese espíritu motivador y se multiplica, ya que los negocios y las personas que están detrás necesitan reinventarse continuamente, así que tanto curiosidad como creatividad tienen mucho que aportar al emprendimiento.

Y tú, ¿sientes que eres una persona curiosa?